ALGUNAS CIFRAS EN LA VIDA DE LOS ESCRITORES

por gascondaniel

escritura

1.

¿Cuánto ganan los escritores en el Reino Unido? (Y, por alusiones, Will Self.)

2.

La industria editorial española sigue cayendo, cuenta Karina Sainz Borgo. Todo listo para el regreso de la generación X.

3.

José Luis Melero escribía hace unas semanas en el suplemento Artes y Lertras de Heraldo:

Escribir en España fue casi empre llorar. Pura pobretería. Pocas veces lo he visto tan claro como estos días en que he estado curioseando unas cuantas liquidaciones originales de derechos de autor de Ramón Gómez de la Serna. Han llegado a España directamente desde Buenos Aires y proceden de los papeles que dejó a su muerte Luisa Sofóvich, la viuda del escritor. Esas liquidaciones, junto con otros documentos ramonianos nunca vistos hasta ahora, las ha comprado un buen amigo que me llamó para mostrármelas. Esta columna va a ser, pues, gracias a él, toda una primicia. Las liquidaciones corresponden a libros publicados por Gómez de la Serna en la editorial Poseidón y todas llevan la firma original del autor bajo el epígrafe “Estoy conforme”. La información que nos proporcionan es excepcional y uno comprueba con estupor lo poquísimo que se vendían sus libros, y por tanto, lo poco que le rentaban. De El novelista se tiraron 3.000 ejemplares el 1-XI-46, y dos más tarde se habían vendido 540. La primera edición de El hombre perdido apareció en diciembre del 46, con idéntica tirada, 3.000 ejemplares, de los que en dos años se vendieron 624. En 1943 se editaron 4.000 ejemplares de La viuda blanca y negra, de ellos 3.800 destinados a la venta, pues los otros 200 se deducen “por servicio prensa, autor y deterioros”. Entre julio del 47 y diciembre del 48 vendió 72 ejemplares. Peor había sido el primer semestre del 47, en que no vendió ni un solo ejemplar. El 32-XII-48 aún quedaban en existencia 1.896 libros, la mitad de la edición. Había tardado seis años en vender 1.900 ejemplares. Pensar que esa cifra de ventas corresponde al gran Ramón Gómez de la Serna causa sonrojo y explica que sus libros se sigan viendo hoy con tanta facilidad. Pobretería y miseria”.

4.

Carlos García de Santa Cecilia: Cinco españoles que conocieron a Joyce.

5.

El blog Sin tinta, de Fernando García Mongay cambia de casa. Y Ramón González Férriz elige Algunos  textos sobre Amazon y Bezos.

6.

Pablo Rodríguez Suanzes recomienda lecturas para el verano.

7.

La lista de lectura de un preso.

8.

Adam Bellow pide más conservadores en la cultura popular y Adam Kirsch le responde.

9.

Nadine Gordimer en The New Yorker, The Paris Review y una conversación con la escritora en Letras Libres.

[Imagen.]

Anuncios