LAS INSTITUCIONES SOY YO

por gascondaniel

10365_66cm 003

1.

¿Qué tienen en común Venezuela, Ucrania y Siria?, por Leila Nachawati.

2.

Xavier Colás y Pablo Rodríguez Suanzes desde Kiev.

3.

Goodbye, Lenin: un mapa interactivo de las estatuas de Lenin derribadas en Ucrania.

4.

Escribe Miroslav Penkov en Al este de occidente (Seix Barral, 2012):

“Seguí leyendo. Cuadernos sobre el Imperialismo, sobre la Cuestión Agraria. Pero, con cada nueva página, toda la conexión que tenía con las cartas se debilitaba de manera irreparable. Mi abuelo tenía razón: esos textos no me llevarían a ningún sitio.-Tienes veinticinco años –me había dicho-. Tu sangre debería ser champán, no yogur. Sal. Mézclate con los vivos, olvida a los muertos.

Me sentía mal por haber colgado de ese modo. Como penitencia, decidí comprarle algo pequeño en eBay: una insignia, un pin, una colección de sellos baratos que pudiera añadir a la suya. No esperaba toparme con una subasta del cadáver de Lenin. CCCP Creador Lenin. Usado, decía. Estás apostando por el cuerpo de Vladímir Ilich Lenin. El cuerpo está en excelentes condiciones y viene con un ataúd refrigerado que funciona tanto con corriente europea como estadounidense. El botón Cómpralo ya indicaba un precio de cinco dólares. Y cinco más para comprarlo en cualquier lugar del mundo. La ubicación del vendedor era Moscú.

Era una estafa, claro. Pero ¿qué no lo era? Cliqué en Cómpralo ya y completé la transacción. Enhorabuena, Pardillo-Comunista_1944, decía la confirmación. Has comprado a Lenin“.

5.

¿Qué está en juego en Venezuela? por Moisés Naím.

6.

Marcel Ventura escribe desde Caracas: Los otros nunca son los buenos y Cuando los presidentes hablan solos.

7.

Escribe Soledad Gallego-Díaz:

¿De qué manera se defiende en los países democráticos a las instituciones? Haciendo recaer las responsabilidades de sus actuaciones erróneas sobre los políticos que tienen encomendada su dirección. La manera más eficaz, menos costosa y más democrática de defender una institución que está en entredicho por una actuación incorrecta no es acudir al Parlamento y acusar a todo el mundo de atacar a una organización fundamental del Estado, sino dar un paso adelante, colocar a la institución detrás, a salvo, y presentar la dimisión. Algo tan simple como eso: que el director general (o el ministro, o quien corresponda) se lleve el error consigo y deje intacta la legitimidad de la institución.

8.

Supongo que se refieren a esto cuando dicen que las televisiones autonómicas existen para cumplir una función de servicio público.

[Imagen.]

Anuncios