Daniel Gascón

Mes: febrero, 2014

CARTA DESDE NUEVA ZELANDA

navidad neozelandesa navidad 2013-14 nueva zelanda 084

Un verano en las Antípodas (de España), en el número de febrero de la edición mexicana de Letras Libres.

Anuncios

POLÍTICA Y MORAL

En el número de febrero de Letras Libres.

LAS INSTITUCIONES SOY YO

10365_66cm 003

1.

¿Qué tienen en común Venezuela, Ucrania y Siria?, por Leila Nachawati.

2.

Xavier Colás y Pablo Rodríguez Suanzes desde Kiev.

3.

Goodbye, Lenin: un mapa interactivo de las estatuas de Lenin derribadas en Ucrania.

4.

Escribe Miroslav Penkov en Al este de occidente (Seix Barral, 2012):

“Seguí leyendo. Cuadernos sobre el Imperialismo, sobre la Cuestión Agraria. Pero, con cada nueva página, toda la conexión que tenía con las cartas se debilitaba de manera irreparable. Mi abuelo tenía razón: esos textos no me llevarían a ningún sitio.-Tienes veinticinco años –me había dicho-. Tu sangre debería ser champán, no yogur. Sal. Mézclate con los vivos, olvida a los muertos.

Me sentía mal por haber colgado de ese modo. Como penitencia, decidí comprarle algo pequeño en eBay: una insignia, un pin, una colección de sellos baratos que pudiera añadir a la suya. No esperaba toparme con una subasta del cadáver de Lenin. CCCP Creador Lenin. Usado, decía. Estás apostando por el cuerpo de Vladímir Ilich Lenin. El cuerpo está en excelentes condiciones y viene con un ataúd refrigerado que funciona tanto con corriente europea como estadounidense. El botón Cómpralo ya indicaba un precio de cinco dólares. Y cinco más para comprarlo en cualquier lugar del mundo. La ubicación del vendedor era Moscú.

Era una estafa, claro. Pero ¿qué no lo era? Cliqué en Cómpralo ya y completé la transacción. Enhorabuena, Pardillo-Comunista_1944, decía la confirmación. Has comprado a Lenin“.

5.

¿Qué está en juego en Venezuela? por Moisés Naím.

6.

Marcel Ventura escribe desde Caracas: Los otros nunca son los buenos y Cuando los presidentes hablan solos.

7.

Escribe Soledad Gallego-Díaz:

¿De qué manera se defiende en los países democráticos a las instituciones? Haciendo recaer las responsabilidades de sus actuaciones erróneas sobre los políticos que tienen encomendada su dirección. La manera más eficaz, menos costosa y más democrática de defender una institución que está en entredicho por una actuación incorrecta no es acudir al Parlamento y acusar a todo el mundo de atacar a una organización fundamental del Estado, sino dar un paso adelante, colocar a la institución detrás, a salvo, y presentar la dimisión. Algo tan simple como eso: que el director general (o el ministro, o quien corresponda) se lleve el error consigo y deje intacta la legitimidad de la institución.

8.

Supongo que se refieren a esto cuando dicen que las televisiones autonómicas existen para cumplir una función de servicio público.

[Imagen.]

CONTRA LA MAGIA

the quality of life

1.

¿Qué haría Daniel Dennett si gobernara el mundo?

2.

La religión como seudociencia: Jerry Coyne sobre la sábana santa. Y otro post.

3.

Un legislador republicano de Missouri presenta un proyecto de ley para que los padres puedan sacar a sus hijos de las clases de biología.

4.

La mezquita de Córdoba y la desamortización al revés,

5.

Félix Ovejero: El retorno de los románticos.

6.

Las brujas de Burkina Faso, por Lucía Martín.

7.

Barbas y maquillaje en Arabia Saudí.

8.

Un tribunal de Sudán condena a una víctima de violación múltiple por “actos indecentes”.

[Imagen.]

INSTRUCCIONES DE USO

tumblr_n1caes74Dd1qa2qxto1_1280

1.

Xavier Vidal- Folch sobre tres manifiestos europeos.

2.

Los manifiestos: Hacia una unión del Euro, Por una comunidad política del euro, Por una unión política del euro.

3.

Las fronteras calientes de Europa, por José Ignacio Torreblanca.

4.

Juan Rodríguez Teruel se pregunta cuántos políticos hay en España:

En España no hay muchos representantes electos (unos 2.500 parlamentarios) si dejamos de lado los más de 68.000 concejales locales. Al contrario, tanto en el ámbito estatal como en el autonómico, las Cámaras españolas son relativamente pequeñas en términos de parlamentarios (y aún más, de asesores a su disposición). Si a ello añadimos que sus salarios se encuentran en la franja baja de lo que se paga en democracias europeas, podemos decir que España gasta poco en políticos electos.

[…]

La gran diferencia idiosincrática de la política española aparece en el mundo subestatal y ‘para-político’. No tanto en el altísimo número de concejales, poco significativo porque la mayoría de ellos son de municipios menores de 5.000 habitantes, muchos de los cuales no cobran nada por serlo y son muy poco influyentes en la gobernación real.

La clave es el elevado número de cargos en organismos públicos –casi 50.000 cargos, especialmente autonómicos y locales–, así como de asesores y personal de confianza en las instituciones locales. Es allí donde se ha ido tejiendo la gran malla que sostiene los partidos políticos en España y que permite perfilar miles de carreras políticas, de tono más bien bajo y cuyo carácter político no debe exagerarse: hay más clientelismo (o ‘patronazgo’ político) que verdadera política de partido, en el sentido ideológico de la expresión.

Decir que la gobernación está muy ‘partidizada’ en las instituciones municipales, insulares, comarcales o provinciales puede resultar quizá equívoco: más bien se trata de una ‘galaxia política local’, en palabras de Joan Botella, en la que las lealtades clientelares priman por encima de otros criterios políticos.

[…]

Muchos de los miembros ‘colocados’ en los organismos públicos (comisiones nacionales, agencias, consorcios, empresas públicas…), especialmente en los puestos más relevantes, no parecen ser dirigentes de partidos, o sus delegados (en sentido estricto), sino más bien ‘independientes aparentes’.

De ellos no se espera tanto que respondan a directrices de partido en la gestión del día a día como que garanticen que no actuarán como un contrapoder (en aquellos organismos cuya función formal se espera que lo sea) o que no se conviertan en un obstáculo para la máquina gubernamental (en el resto de casos).

5.

Diego Beas escribe sobre Luis Garicano:

Si España quiere apostar de verdad por la gobernanza de alta calidad que representa el modelo danés, tendrá que, en paralelo a los cambios que propone Garicano, conseguir transformar cómo se conciben y para qué se utilizan las instituciones del Estado. Si para ello hace falta adelgazarlo en determinadas competencias, se adelgaza; y si hace falta ensancharlo en otras, se ensancha (la confluencia de I+D, reconversión digital de la economía y la defensa de los derechos individuales en la era de big data, sin duda es una de ellas).

Pero lo que no se podrá conseguir es reformar el sistema de partidos, el de educación, la justicia y mejorar significativamente la competitividad con la actual desafección política y falta de confianza en las instituciones públicas (como botón de muestra, esta carta al director de El País). Mientras, por ejemplo, en España un 61% de la población piensa que existe una gran distancia entre la opinión de los ciudadanos y la de sus gobernantes, en Dinamarca solo lo hace un 32%. O, mientras un 96% de los daneses cree que su voto es importante y su opinión cuenta, en España lo cree menos de la mitad, solo el 45%. O, por último, mientras la media de ingresos públicos de la UE-27 en 2012 fue del 45,4%, España solo alcanzó el 37,1% (el mejor registro lo obtuvo en 2007, en la cresta de la ola inmobiliaria, con solo 41,7%).

Estas diferencias explican, en parte, que mientras España gasta menos de un 5% del PIB en educación, Dinamarca gaste un 8%; y que mientras España con dificultades alcanza el 1% del PIB en investigación y desarrollo, el país nórdico llega a más del 3% (los cuatro países de Europa con el gasto en I+D más bajo —tanto público como privado— son los tristemente célebres PIGS: Portugal, Italia, Grecia y España).

6.

Sintetia se despide David Taguas.

7.

El mundo necesita más globalización, no menos.

8.

Aryeh Neier sobre España y la jurisdicción universal.

[Imagen, de Sam Francis.]

TIMOTHY SNYDER ESCRIBE SOBRE UCRANIA

KIEV1

El historiador Timothy Snyder escribe sobre Ucrania (aquí el original):

La tragedia de la represión en Ucrania es que el día de violencia empezó con la promesa de la paz. El martes era el día en que el parlamento de Ucrania debía empezar los debates sobre el cambio constitucional básico que se necesita como primer paso para resolver la crisis política actual, y para restaurar un gobierno normal en el país. Resulta todavía más trágico que tanto dentro como fuera de Ucrania hay un consenso con respecto a cómo podría organizarse una salida política a la crisis.

El debate parlamentario, que se canceló antes de la masiva represión de las protestas, giraba en torno a la constitución. En 2010, tras un retraso de seis años, el tribunal constitucional ucraniano anuló la legislación que limitaba el poder del presidente. Desde entonces el presidente Viktor Yanukovich ha disfrutado de poderes legales que van mucho más allá de cualquier norma europea. La mayoría de los observadores entienden que hay que recuperar el equilibrio de poderes, no solo para detener el rápido descenso del país hacia la tiranía, sino también para garantizar que el exceso de poder no corrompa a futuros presidentes.

En cuanto se revise la constitución, deberían celebrarse nuevas elecciones parlamentarias y presidenciales. La oposición ucraniana, comprensiblemente, pide que Yanukovich dimita. Dado que se acusa a su familia de haber acumulado una riqueza inmensa y a su policía de haber pegado, torturado y matado a manifestantes, es difícil pedirle a la gente que espere menos que eso. Aun así, una reforma constitucional y unas nuevas elecciones ofrecerían a Yanukovich un camino legal para dejar el cargo. Aunque ha encarcelado a sus opositores políticos, es importante que la transición sea constitucional, legal y democrática.

Queda poco tiempo. Yakunovich no tardará en afrontar una decisión con respecto a si debería negociar o aumentar la escala de la represión. Ucrania está al borde de la bancarrota soberana y el presidente tiene muy pocos apoyos políticos, incluso en las regiones del sur y del este, donde es menos impopular. Eso hace que su control del poder dependa del activo circulante de la vecina Rusia.

El presidente ruso Vladimir Putin puede prometer un préstamo de 15.000 millones de dólares (casi 11.000 millones de euros), como hizo en diciembre, y esperar leyes represivas al estilo ruso. Las leyes dictatoriales ucranianas del 16 de enero no lograron silenciar las protestas; al contrario, las estimularon. Así que cuando Putin liberó otros 2.000 millones de dólares hace unos días, se predijo que la condición sería que se suprimiera a los manifestantes. De ahí los ataques de la policía antidisturbios el martes.

Rusia y Ucrania tienen una cosa importante en común, y no es el idioma, la historia o la cultura, pese a lo que dicen muchos comentaristas. Son los patrones de comercio.  Ambos países dependen sobre todo del comercio con la UE. A la larga, simplemente tiene sentido para Ucrania y Rusia buscar el libre comercio con la UE. Pero Moscú sigue una lógica política. Putin tiene una visión grandiosa e imperial de una Unión Euroasiática que rivalice con la Unión Europea, y la divida a través de la explotación de asuntos socialmente conservadores como la oposición a los derechos de los homosexuales.

Su Unión Euroasiática debe comprender únicamente dictaduras, porque cualquier sociedad libre desafiaría el dominio ruso; y tiene que incluir Ucrania, o el propio Putin la consideraría un fracaso. De modo que Moscú debe tener un sumiso y autoritario vecino ucraniano.

La política exterior rusa es extremadamente dinámica, pero no lleva a ningún sitio. En este momento es difícil imaginar, al menos para quien esté fuera del Kremlin, que Ucrania, bajo cualquier liderazgo, vaya a someterse pacíficamente a un sueño geopolítico ruso. Como otras obsesiones políticas de Putin, probablemente Eurasia será muy importante durante un año o dos, y luego será olvidada.

La política exterior europea es extremadamente lenta, pero lleva a alguna parte: a la pertenencia a una organización que promociona de forma seriamente lo que buscan los manifestantes ucranianos: la normalidad. Es probable que esta se encuentre a décadas de distancia para Ucrania, pero los acuerdos de asociación, si se firman, podrían iniciar el largo proceso necesario para que las instituciones ucranianas se vuelvan más transparentes y menos corruptas.

Si sobreviven las tendencias actuales, parece probable que Putin siga pidiendo la aplicación del modelo de gobierno ruso sobre Ucrania a cambio de dinero, y parece probable que el resultado le continúe decepcionando. La espiral de violencia causa estragos a los ucranianos pero no da una victoria clara a Rusia, y genera el riesgo de que Moscú decida intervenir directamente con fuerzas armadas.

Eso sería un desastre para todos, incluida Rusia. La violencia debe terminar inmediatamente.

La UE, quizá con ayuda estadounidense, debe ser capaz de aportar ayuda financiera inmediata, condicionada por supuesto a reformas constitucionales y políticas básicas, así como a programas específicos de los partidos de la oposición para reducir la corrupción y proteger el Estado de Derecho. La UE no puede resolver los problemas de Ucrania, pero de esa forma puede por lo menos hacer que una solución sea posible.

[Imagen.]

NOTICIAS Y PALABRAS

bettmann-chimpanzee-reading-newspaper

1.

Los periódicos siguen siendo el medio más importante para entender el mundo.

2.

Como se construye un mito: El asesinato de Kitty Genovese.

3.

Luis Faci sobre una foto y una noticia.

4.

¡La gente no hablaba así!: sobre Masters of Sex, Hendrik Herzberg y los engaños de la memoria.

5.

Nicolas Kristoff sobre la escritura académica: Profesores, no os encerréis como monjes medievales: os necesitamos.

6.

Eric Jarosinski (@NeinQuarterly) quiere restablecer la profesión de aforista.

7.

La física del estilo: una adaptación.

[Imagen.]

EUROPA Y LOS INMIGRANTES

imperial

1.

El virus suizo: Europa, populismo e inmigración, en Der Spiegel.

2.

¿Por qué expulsan a los españoles de Bélgica?, por Pablo Simón.

3.

El día en que Suiza votó contra mí, por Jorge Galindo. Y The Economist sobre el referéndum en Suiza.

4.

La inmigración en la Unión Europea: tan justa como siempre, más necesaria que nunca, por Juan de Ortega.

5.

Carta abierta a un euroescéptico, por José Ignacio Torreblanca.

6.

Una conversación sobre el ascenso del euroescepticismo.

7.

La inmigración no perjudica el apoyo ciudadano a las políticas sociales, por David Brady y Ryan Finnigan.

8.

Timothy Garton Ash sobre la política de visas para estudiantes en el Reino Unido.

9.

Adam Gopnik sobre nómadas en Francia.

10.

Toni, de Jean Renoir.

[Imagen.]

EN LA FRONTERA

ceuta

1.

Escribe Soledad Gallego:

El pasado 6 de febrero, personas que pretendían llegar a nado, o agarradas a precarios flotadores, a la playa del Tarajal, en Ceuta, fueron hostigadas por agentes de la Guardia Civil que, cumpliendo órdenes de sus superiores, dispararon a su alrededor balas de goma y balas de fogueo. Al menos 15 de esas personas murieron ahogadas.

¿Cómo pudo suceder algo así? Al margen de la investigación que se lleve a cabo para determinar la responsabilidad de quien dio esas órdenes y al margen de la responsabilidad política que debería asumir el director general de la Guarda Civil, existe una explicación de lo ocurrido. La misma que explica lo que sucede en las fronteras terrestres. La idea, cada vez más extendida, de que solo tienen derechos los ciudadanos de los países de la UE y de que quienes llegan a sus puertas sin la documentación apropiada no tienen nada que reclamar, ni reglas, preceptos o principios a los que acogerse.

Es una idea falsa y perniciosa. Las personas que intentan entrar en un país sin disponer de la documentación requerida para ello pueden ser, de acuerdo con la ley, detenidas y, tras unos plazos determinados, expulsadas de nuevo, bien a su país de origen, bien al tercer país del que procedieron. Punto. No han perdido ninguno de sus otros derechos como seres humanos: deben ser tratados con respeto, deben ser ayudados si están en peligro; deben tener un intérprete, de manera que si son demandantes de asilo político, se inicien los trámites necesarios. Y ese periodo de detención, que en Europa llega hasta los 18 meses, ha sido denunciado incluso por la moderada Cruz Roja, que estima que una medida semejante solo debe ser empleada en periodos “mínimos” y sometida al control judicial: “Las prácticas actuales en la UE deben ser revisadas para adecuarlas a una cierta proporcionalidad”.

2.

Escribe Manuel Jabois:

¿Por qué habría un Gobierno español de recordar con esmero la memoria de un extranjero muerto en el extranjero? Acaso porque España ha sido en sus vidas, aunque por azar geográfico, una especie de El Dorado. ¡Igual murieron los últimos 15 que lo pensaban! Incluso ahora, con el país lastrado, BlaiseArmandIbrahim Keita o Yves lo tenían como el mejor de sus sueños. Han querido a España literalmente, pisarla para tener en ella la oportunidad de un sueño español en el que aquí dentro nadie cree, salvo ellos.

Con el Gobierno quejándose del catastrofismo respecto a su país que los españoles siempre han tenido, y el fervoroso autoodio que se practica, ahí van unos hombres desesperados por pertenecer a él al punto de arriesgar sus vidas y morir de cualquier manera. ¿Por qué no habrían de ser recordados y citados al comienzo de cada declaración con el mismo respeto que si fuesen españoles, más aún con millones queriendo dejar de serlo? Al fin y al cabo, es un patriotismo eficaz alejado de himnos y banderolas: el que reconoce en este país un lugar mejor para vivir.

No ha habido nada de eso ni se esperaba, pues no hay protocolo internacional al respecto. Tampoco un intento de poner nombres y apellidos a 15 negritos por muchos trámites que se exijan.

Cuatro cadáveres han deambulado por el mar a la vista de las dos fronteras sin que Marruecos o España fuesen a recogerlos a la espera de que la marea, como la ruleta, los llevase a un lado u otro. Dos llegaron ayer a Ceuta. Algunos se están enterrando tan rápido, tal y como vinieron (ligeros de equipaje al extremo de morir sin nombre), que el tradicional grupo de religiosas que acompaña en estos actos llegó ayer al lugar y el muerto estaba bajo tierra.

3.

Lo moral es lo práctico, por Alex Tabarrock.

4.

De Ceuta a Suiza, por David Trueba.

[Imagen.]