TODO ES TORO

por gascondaniel

Hangi_prepare

Johnnie nos invita a su casa para preparar un hangi, una comida maorí. Se construye un horno de tierra. Hay que hacer un agujero en la tierra, calentar unas piedras y meterlas dentro. Luego hay que introducir varias cestas, con pollo, cordero, maíz, kumara, verduras. Luego se tapa el agujero; esperas varias horas.

Un amigo maorí de Johnnie ha venido a ayudarnos. Ha traído también a su hijo, que tendrá dos o tres años. El amigo de Johnnie prepara unas vieiras con patatas fritas. Mientras esperamos que se haga la comida, me dice que el hangi es más común en el norte del país. Luego me dice:

-Siempre he querido ir a España.

Yo le digo que me alegro, que tiene que ir. Y él dice: Sí. Luego se queda callado un momento.

-¿Te gustan los toros?

No sé qué contestar. A casi todos los extranjeros con los que he hablado las corridas de toros les parecen una barbaridad. En el New Zealand Herald siempre hay noticias de mascotas, y he visto muchas expresiones de horror al maltrato a los animales. Aunque no me gustan las corridas de toros, no me resulta imposible imaginar una discusión en la que terminase defendiéndolas. Pero el amigo de Johnnie está sonriendo. Quizá le gustan, y sería de mala educación mostrarme demasiado contundente.

Al final decido decir la verdad.

-No mucho.

-Me encantaría ir a una corrida de toros. Hace tiempo leí un libro sobre un torero. No me acuerdo bien del nombre del torero. Manuel o algo.

-Es un nombre bastante común.

-Manuel… Manuel Benito.

El Cordobés.

-Sí -me dice el amigo de Johnnie-. Desde que leí su libro siempre he querido ir a España, para ver una corrida de toros.

[Imagen.]

Anuncios